El cuerpo femenino empieza a prepararse para el parto un mes antes de la llegada de éste y,  a medida que pasan los días, la mujer empieza a notar sensaciones que indican que cada vez falta menos para ver a su bebé. En este post te explicamos algunos síntomas de parto, porqué se producen y qué debes hacer al experimentarlos.

 

Síntomas antes del parto: ¿qué notará mi cuerpo?

Hay síntomas de parto físicos y emocionales que comienzan mucho antes de que éste se desencadene. Durante las últimas semanas de embarazo la futura mamá puede sentir incomodidad, desasosiego o nerviosismo por la espera, y experimentar algunas sensaciones como el llamado instinto de nido”, una reacción natural de la madre para tener todo preparado ante la llegada del bebé.

A nivel físico, durante las dos últimas semanas de la gestación la mujer notará que el bebé se “encaja” preparándose para el parto. Esto puede ser origen de calambres musculares, mayores dificultades para caminar y, debido a la presión en la pelvis, más ganas de miccionar. Por contra, la nueva posición del bebé le permitirá respirar mejor y tanto el reflujo ácido como pesadez en la digestión disminuirán.

En estas semanas también es habitual tener contracciones Braxton Hicks, que son fruto de la tensión y relajación del útero preparándose para el trabajo del parto. Las contracciones Braxton Hicks no son dolorosas, son totalmente esporádicas y se ubican en el abdomen, pudiéndose controlar cambiando de postura. Pero si la sensación proviene de la zona lumbar, se intensifica en la pelvis y el dolor e intensidad aumenta constantemente, nos encontramos ante uno de los síntomas del parto más claros: las contracciones. ¡El bebé está a punto de llegar!

 

Síntomas de parto reconocibles

Según los especialistas las mujeres son capaces de identificar, de forma más o menos exacta, las señales que su cuerpo envía avisándoles del inicio del parto; así como las fases del parto. Aún así no todas las embarazadas tienen los mismos síntomas de parto ni en el mismo momento, y puede haber falsas alarmas.

  • Cambios en el cuello uterino. Los cambios en el tejido conectivo del cuello del útero causan que éste se ablande. La dilatación puede ser progresiva durante unos días o producirse de forma intensa en las horas anteriores al parto. En ambos casos valorar el grado de dilatación alerta a los médicos sobre la inminencia o no del alumbramiento.
  • Expulsión del tapón mucoso. Otro de los síntomas de parto inequívoco. La mujer experimenta un aumento de las secreciones vaginales, que pueden ser transparentes, rosadas o con estrías de sangre. Esto se debe al desprendimiento del tapón mucoso que se ha ido acumulando en la vagina a lo largo de estos meses. Este proceso puede producirse días u horas antes, e incluso durante el alumbramiento.
  • Secreción de líquido. La popularmente conocida como “rotura de aguas” es uno de los síntomas de parto más reconocibles. Este líquido procede de la rotura del saco amniótico que rodea al bebé y sale por la vagina goteando (rotura alta) o de forma abrupta (rotura franca). Ante esta situación es importante mantener la calma ya que es muy posible que si la rotura se produce de forma brusca el parto sea rápido.

Para no confundir el líquido amniótico con flujo vaginal hay que fijarse en su color: si es claramente amarillo, verdoso u oscuro debes acudir inmediatamente al hospital. También es conveniente fijarse en la hora de la ruptura para controlar las futuras contracciones.

  • Dolor en la espalda. Otro de los síntomas de parto que no admite duda son los dolores en la espalda y la zona lumbar, similares a los de la menstruación pero más intensos conforme pasan los minutos.
  • Las contracciones aumentarán al desencadenarse el parto. Serán cada vez más dolorosas, intensas y frecuentes, pues su objetivo es abrir el cérvix para facilitar el desplazamiento y la salida del bebé al exterior.

Cuándo debes acudir al hospital

Cualquiera de los síntomas de parto descritos anteriormente es motivo para acudir al hospital, sobre todo si estás cerca de la fecha probable del parto. En algunos casos puede tratarse de falsas alarmas pero en las siguientes situaciones debes acudir al médico cuanto antes:

  •  Si se produce un sangrado abundante.
  • Si las contracciones no ceden al reposo, tienen una duración de un minuto, se producen cada cinco minutos y si este ritmo se mantiene estable durante media hora.
  • Si rompes aguas. El líquido amniótico suele salir al exterior unas horas antes del parto aunque hay mujeres que rompen aguas justo en el momento de dar a luz. Algunas embarazadas rompen aguas pero no tienen contracciones. Independientemente de esto las horas posteriores a la rotura de aguas siempre son cruciales, bien porque  el momento del  parto  ha llegado  o bien porque, si no hay contracciones, habrá que inducirlo o practicar una cesárea.

Ahora ya sabes cuáles son los síntomas de parto. Tenlos en cuenta para que no te pille por sorpresa el momento de dar a luz.

Tips para quedarte embarazada

1 comentario en “Síntomas de parto: cómo saber si tu bebé está a punto de llegar”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *