Las náuseas son uno de los síntomas más comunes del embarazo, siendo especialmente habituales en las primeras semanas de gestación. Aunque no podemos evitarlas completamente, pueden prevenirse controlando lo que comemos y bebemos, tomando alimentos ricos en vitamina B6 y, en casos especiales, con medicación especial para ello.

 

¿Todas las mujeres sufren náuseas en el embarazo?

Según las estadísticas más del 80% de las mujeres sufren náuseas en el primer trimestre del embarazo. Su desaparición suele ser paulatina y, en la mayoría de los casos, prácticamente no existen partir de la semana 12 de gestación. Únicamente un 10% de las embarazadas continúan con estos síntomas a partir de la semana 16 y solo un 20% experimenta náuseas en el embarazo más allá de la semana 20.

Aún así, existe un pequeño porcentaje de mujeres (muy bajo, entre el 1% y el 2%) que sufre de forma más grave las náuseas del embarazo desarrollando hiperémesis gravídica. Esta complicación médica puede ser grave y se asocia con embarazos múltiples o enfermedad trofoblástica (crecimiento de tumores dentro del útero).

Aunque no podemos establecer unos parámetros fijos, tendrás más predisposición a sufrir náuseas del embarazo si:

  • Tienes un embarazo múltiple.
  • Has sufrido mareos y náuseas en un embarazo anterior.
  • Desarrollaste estos mismos síntomas tomando la píldora anticonceptiva.
  • Sueles marearte habitualmente, por ejemplo cuando viajas.
  • Padeces migraña o dolores de cabeza intensos.

 

Náuseas en el embarazo: causas más comunes

Las náuseas en el embarazo son un indicativo que los niveles hormonales en el cuerpo de la mujer están cambiando. En este momento las mujeres también notan que su sentido del gusto y del olfato son más agudos, y esto puede provocar rechazo o asco en determinadas situaciones. Los mareos, también comunes en las primeras semanas de gestación, son otro de los detonantes que pueden provocar malestar y náuseas.

Aunque el origen de las náuseas del embarazo puede ser diversos, a nivel médico existe una explicación sobre su aparición: una hiperproducción de gonadotropina coriónica (HCG). Esta hormona comienza a segregarse desde el momento de la concepción y su cantidad va aumentando hasta la octava semana del embarazo, que es cuando alcanza su punto de máxima producción. El aumento de HCG se relaciona directamente con el de las náuseas. De hecho, por norma general, puesto que la producción e HCG es mayor en los embarazos múltiples, las náuseas también suelen serlo.

Por último, y aunque no hay evidencias concluyentes, algunos investigadores proponen que también hay mujeres psicológicamente predispuestas a tener náuseas y vómitos durante el embarazo como respuesta al estrés y los nervios que supone afrontar esta nueva etapa de su vida.

 

Cómo evitar y controlar las náuseas en el embarazo

La ingesta de complementos vitamínicos de forma periconcepcional puede prevenir la aparición de náuseas en el embarazo aunque no existen métodos para eliminarlas por completo. La embarazada también puede tomar, previa consulta médica, Caribán  (doxilamina y piridoxina), un medicamento indicado para este problema durante la gestación.

Si las náuseas causan vómitos constantes que impiden la retención de líquidos y alimentos será necesario recurrir al ingreso de la mujer para reponer sus niveles de hidroelectrolíticos y administrarle un tratamiento gradual para evitar la deshidratación.

Dentro de los “remedios caseros”, algunos expertos aseguran que el jengibre ayuda a controlar las náuseas típicas del embarazo. Esta raíz es rica en gingerol, un componente activo que tiene la capacidad de relajar los músculos gastrointestinales. El jengibre puede tomarse natural y también se comercializa en comprimidos. Aunque su consumo es seguro algunas personas experimentan un ritmo cardíaco irregular y reflujo al tomarlo, y se recomienda a personas con cálculos biliares que no lo utilicen para minimizar las náuseas.

En todo caso, realizar comidas frecuentes y poco abundantes y evitar aquellas demasiado grasas, picantes, ácidas o que pueden provocar digestiones difíciles es el remedio más eficaz para controlar las náuseas del embarazo. Otros consejos para hacerlo son:

  • Come porciones pequeñas. Intenta comer siempre despacio.
  • Los alimentos ricos en proteínas y los hidratos de carbono suelen más digestivos y, por lo tanto, podrán ayudarte a evitar las náuseas.
  • No te acuestes inmediatamente después de comer, ya que si lo haces ralentizarás la digestión.
  • Evita comidas con olores fuertes. Si comes alimentos fríos y a temperatura ambiente su olor será mucho menos intenso y la posibilidades de sufrir náuseas por este motivo también.
  • Mantén una correcta higiene bucal. Lavarte los dientes tras cada comida es un remedio sencillo y bastante eficaz para evitar las náuseas del embarazo.
  • Toma aire fresco. Salir a pasear y mantener tu casa o tu lugar de trabajo ventilado también disminuirá la aparición de náuseas.

Y por último: ármate de paciencia. Las náuseas son comunes en el embarazo pero si controlas las situaciones y sensaciones que te las provocan (por ejemplo, habitaciones con mucho calor, un determinado perfume, una comida, etc.) podrás evitarlas de una forma más natural y efectiva.

Tips para quedarte embarazada

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *