Según la Fundación Española del Corazón la natación es uno de los ejercicios más recomendados para mejorar la salud ya que aporta muchos beneficios físicos y apenas conlleva riesgos si se practica con cuidado. En este artículo te explicamos las ventajas de la natación para embarazadas y algunos tips que debes tener en cuenta.

 

La importancia de la actividad física en el embarazo

La actividad física en el embarazo es fundamental para evitar algunos de sus síntomas más molestos como los pies y las piernas hinchadas. El ejercicio también sirve a las embarazadas para controlar su peso y  mejorar su estado anímico.

Evidentemente, y debido a la situación excepcional que vive la mujer en esos nueve meses, el ejercicio en el embarazo debe ser siempre controlado, adaptado y moderado. De ahí la importancia de elegir actividades dirigidas como Pilates, yoga o  natación.

¿Por qué la natación para embarazadas?

La natación para embarazadas, además de las ventajas del deporte general,  ayuda a eliminar el exceso de agua y líquidos retenidos, fortalece zonas del cuerpo como la espalda, que se cargan por el aumento de peso en la mujer, y prepara el sistema muscular de cara al parto.  En definitiva sirve para mantenerse en forma y disminuir algunos síntomas gestacionales molestos.

6 beneficios de la natación para embarazadas

A continuación vamos a enumerar otros beneficios de la natación en el embarazo.

  • Se practica en un entorno seguro. La capacidad de flotación e ingravidez  facilita la libertad de movimientos en el agua. De esta forma la mujer puede adoptar posturas y realizar ciertos esfuerzos que en la superficie serían incómodos e incluso peligrosos para ella.
  • Mejora el sistema respiratorio y cardiovascular. La natación es un deporte aeróbico que ejercita todo el cuerpo fortaleciendo el sistema cardiorespiratorio y mejorando la oxigenación. Puesto que también mejora la circulación sanguínea la natación para embarazadas ayuda a prevenir varices, hinchazón de tobillos y calambres.
  • Tonifica los músculos. En todos los casos la natación se considera una actividad completa por su capacidad de ejercitación y tonificación muscular de brazos, espalda, zona abdominal y piernas.
  • Nos ayuda a relajarnos. El entorno acuático es más propenso para la relajación. En él las articulaciones y la columna vertebral, que sufren sobrecarga por el aumento de peso del embarazo, se alivian, distienden y liberan.
  • Libertad de estilo. Una de las ventajas de la natación para embarazadas es la libertad de estilos y ejercicios que ofrece, lo que permite a la mayoría de mujeres sentirse cómodas realizando esta actividad. Aún así en los programas acuáticos para embarazadas siempre serán más recomendables aquellos que fortalecen las zonas que más peso acumulan en la gestación (espalda, pectorales y piernas) y las que tendrán un papel determinante durante el parto (glúteos, abductores, abdominales y perineo).
  • Actividad diaria y sueño reconfortante. Al igual que otras actividades físicas la natación permite controlar el peso y mantenerse activa. La natación para embarazadas también implica realizar un esfuerzo que, a niveles de descanso, se traduce en un sueño más reconfortante.

 

Recomendaciones y posibles contraindicaciones de la natación en el embarazo

  • Antes de iniciar un programa de ejercicios acuáticos o clases de natación para embarazadas es aconsejables que consultes con tu médico o ginecólogo.
  • Dentro del agua intenta disminuir aquellos ejercicios que se realicen en posición decúbito frontal (es decir, boca abajo), ya que disminuyen el flujo sanguíneo en el útero y en el bebé.
  • Elige ropa y calzado cómodo. A las mujeres que van a realizar natación en el embarazo se les recomienda el uso de bañadores deportivos adaptados, que son aquellos que en la parte del vientre forman una bolsa para recoger la barriga y no comprimirla. Respecto al calzado es mejor utilizar uno de goma que se agarre bien para evitar caídas y resbalones en la superficie exterior de la piscina.
  • Para evitar los cambios de temperatura bruscos se aconseja a las embarazadas entrar en el agua de forma lenta y progresiva, y siempre por las escaleras.
  • El único estilo que está contraindicado en la natación para embarazadas es  mariposa bocabajo.
  • A partir del octavo mes algunos especialistas recomiendan suspender los ejercicios de natación para embarazadas. Durante las últimas semanas de gestación existe mayor riesgo de desprendimiento del tapón mucoso de forma involuntaria, lo que podría desencadenar una infección vaginal y, en algunos casos, un parto prematuro.

Los médicos también desaconsejan la natación a las embarazadas en los siguientes casos:

  • Embarazos de alto riesgo.
  • Amenaza de parto prematuro.
  • Mujeres con placenta previa, retardo en el crecimiento uterino o problemas
  • Embarazadas con excesiva dilatación del cuello uterino.
  • Mujeres que, por cualquier motivo, han expulsado el tapón mucoso antes de tiempo.
  • Embarazadas que deben realizar reposo absoluto o que sufren una enfermedad de la gestación incompatible con la práctica de ejercicio físico.

Tips para quedarte embarazada

Recent Posts

Deja un comentario