Un estilo de vida saludable está compuesto por hábitos y costumbres que puedes realizar para lograr mayor desarrollo y bienestar, sin atentar contra tu equilibrio  y la relación con tu ambiente natural, social y laboral.

¿Cómo mejorar tu estilo de vida? Debes asumir algunos cambios en tú día a día y no verlos como una obligación, como bien lo dice es un estilo que te ofrecerá miles de beneficios y con solo cumplir algunos pasos.

La importancia de un estilo de vida saludable

Tener un estilo de vida saludable pasar por seguir una dieta sana y equilibrada que contenga todos los nutrientes necesarios para favorecer la salud del organismo. Del mismo modo, debes eliminar los hábitos tóxicos como el tabaco, el alcohol y las drogas que inciden de forma negativa en la salud.

La higiene adecuada evita muchos problemas de salud, desde infecciones a problemas dentales o dermatológicos. Esto va de la mano al evitar los productos tóxicos que incrementan la contaminación ambiental en las ciudades, pues está considerado como uno de los factores de riesgo más importante para salud.

Asimismo, realizar el debido ejercicio físico, determinándose hacer 30 minutos de ejercicios diarios como recomendación general para todas las personas.

A su vez debes tener un bienestar emocional y psicológico para desarrollar tus actividades diarias, evitando el estrés y así tener mayores relaciones sociales que son un aspecto fundamental para la salud del ser humano y en consecuencia para un envejecimiento saludable.

Cómo cambiar a un estilo de vida saludable en 10 pasos

Son sencillas adaptaciones que deberás aplicar en tu vida pero con increíbles resultados:

  1. Modifica tu lista de compras: es fundamental para comenzar a mejorar tu alimentación y mejorar tu estilo de vida.
  2. Aprende a cocinar: al momento de comer bien es bueno saber cocinar y no caer en la tentación de comer alimentos precocinados o comida barata.
  3. Bebe agua y limita el consumo de refrescos y alcohol: ya que uno de los grandes lastres de la dieta es la cantidad de caloría que bebemos. Es decir, el agua debe ser la bebida principal.
  4. Frutas verduras y hortalizas no deben faltar: no se debe pasar ni un solo día sin consumir alguno de los alimentos de este grupo, son los que nos van a proporcionar vitamina, fibra, minerales y nutrientes.
  5. Haz ejercicio a diario: elije un ejercicio de tu preferencia y dedícale al siempre un rato a tu actividad física.
  6. Olvídate del sedentarismo: evita todo lo posible estar sentado o acostado sin hacer nada, ejercita tu cuerpo para obtener beneficios.
  7. Reduce el estrés en tu vida: el exceso de estrés conduce al cansancio crónico y a la infelicidad, algo muy importante que debemos evitar si deseamos tener una vida saludable.
  8. Mejora tus hábitos de descanso: debes tener un ambiente óptimo de descanso, y dormir entre 7 u 8 horas.
  9. Limita el consumo de sal y azucares: es muy importante siempre conocer los alimentos, revisar su etiquetado nutricional, saberlos interpretar y manejar qué cantidades de azúcar y sal ingieres a diario.
  10. Introduce fibra en tu dieta: la fibra es muy importante para regular el tránsito intestinal y para producir la sensación de saciedad que hará que no nos pasemos con las calorías.

Qué alimentos debes incluir en tu dieta

El consumo de alimentos es uno de los temas que mayor cuidado deberás brindar, por eso debes elegirlos bien qué alimentos ingieres para que cumplan de manera balanceada con los requisitos diarios de tu cuerpo. Pese a que existen incontables alimentos con beneficios para tu organismo, debes tratar de incluir estos alimentos en tu dieta:

  • Nueces, ya que tienen altos niveles de polifenoles, vitaminas B1, B2 y B6, minerales como el fosforo, potasio, magnesio, cinc y cobre
  • Aguacate, contiene vitamina E, vitamina K, vitamina B6, vitamina C, acido fólico y cobre.
  • Brócoli, es rico en magnesio, potasio, altos niveles de yodo y cantidad vitamínica.
  • Alcachofa, gran presencia de vitamina B1, A, C y K, potasio, magnesio, fosforo y calcio.
  • Manzana, es rica en fibra, contiene vitamina E y C y rico en potasio.

Vitaminas y minerales necesarios para un organismo sano

Si con la alimentación aún no logras alcanzar el equilibro entre la ingesta de vitaminas y minerales, es posible ingerirlos de manera periódica a través de suplementos:

  • Para la piel es necesario tomar selenio y vitaminas C y E ya que protegen la oxidación de las membranas y la protegen de los daños del sol.
  • El cobre permite al organismo usar la tirosina que ayuda a la pigmentación del cabello y de la piel.
  • El ácido retinoico es una vitamina A que ayudará a combatir el envejecimiento de la piel.
  • La vitamina B2 que generalmente está en las frutas ayuda con el aspecto de tu piel, cabello y uñas.
  • El acido fólico es esencial para la salud, la humedad de tu piel, cabello y uñas.
  • Incorpora el hierro y la vitamina C, pues ayudan con la caída del cabello.

Ejercita tu cuerpo y relaja la mente

El trabajo de oficina, las ocupaciones en casa y la rutina ha hecho que las personas se conviertan en seres más sedentarios, pero es necesario promover un espacio sostenible en el tiempo para practicar ejercicio físico con el propósito de alcanzar un estilo de vida saludable del organismo.

Caminar es una de las actividades básicas y con muchos beneficios, pues mejora el sistema cardiovascular, la libre oxigenación de células y al óptimo funcionamiento de todo el organismo.

Es un ejercicio ideal para todas las personas por su poca exigencia y que solo requieres de 20 a 30 minutos por 3 o 5 días a la semana. Recuerda estirar tus músculos antes y después, y no te fijes metas poco realistas, inicia poco a poco y paulatinamente tu cuerpo se acostumbrará al ritmo.

Siempre es mejor prevenir

Existen momento de tu vida en los que deberás hacer énfasis especial a algunos factores de riesgo en función de tu edad. Es por ello que las revisiones han de ser periódicas.

  • A partir de los 18 años: revisa tu presión arterial mínimo una vez cada dos años.
  • A partir de los 35 años: evalúa tu colesterol por lo menos una vez al año. Si sufres de obesidad, diabetes, o presión alta debes comenzar a ver tu colesterol a los 20 años.
  • A partir de los 50 años: realizarse exámenes anuales de próstata y cáncer de colon.
  • A partir de los 65 años: debes hacerte exámenes una vez al año de abdomen y de pulmones

Llevar un estilo de vida saludable y mantener tu cuerpo enérgico mejorará todas las funciones de tu organismo, tendrás un mayor control de peso, contribuirá a la prevención de las condiciones y enfermedades mencionadas, y te alejará del riesgo de padecer ataques del corazón o accidentes cerebrovasculares.

Otros consejos que siempre son útiles como parte de un estilo de vida sano, son respirar aire puro una vez al día, practicar yoga, reír, conversar con amigos, disfrutar de la luz solar y tener reposo siempre que el cuerpo lo necesite, pues primero está la salud.

Si quieres llevar un estilo de vida saludable y mantener un cuerpo y mente sana, es necesario tomar las prevenciones anteriormente dichas, disfrutar de una dieta balanceada para que tu cuerpo se sienta enérgico y puedas realizar todas las actividades que desees en un día.

Tips para quedarte embarazada

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *