El seminograma, también denominado como espermiograma, es el estudio básico de una muestra de semen con el fin de evaluar su calidad cualitativa y cuantitativa. Se realiza siempre en un laboratorio especializado según criterios marcados por la OMS, y es  una técnica clave en los tratamientos de fertilidad.

 

¿Por qué es importante el seminograma y para qué se utiliza?

El seminograma es una prueba sencilla muy utilizada en el campo de la andrología porque aporta información valiosa y objetiva sobre la salud reproductiva del paciente.

Puesto que permite detectar de forma rápida y precisa posibles alteraciones espermáticas susceptibles de tratamiento, el seminograma es clave en los estudios de fertilidad masculina y de planificación familiar convirtiéndose en una prueba indispensable tanto en los tratamientos de reproducción asistida (Fecundación in Vitro e Inseminación Artificial), como en la donación de gametos para bancos de esperma.

El análisis de esperma también se utiliza para comprobar si algunas cirugías como la vasectomía o la operación de variocele han sido un éxito, y es útil para detectar infecciones en órganos del aparato urológico como testículos (orquitis), epidídimo (epididimitis) o próstata (prostatitis).  En este último caso, si se observa un alto número de leucocitos, un pH ácido o valores alterados en la bioquímica del semen, deberá hacerse un análisis de orina para confirmar el diagnóstico.

 

¿Cómo se realiza un seminograma?

Para realizar el seminograma correctamente el paciente debe cumplir una abstinencia sexual y sin eyacular de 3 a 5 días. La muestra debe obtenerse mediante masturbación y ser depositada en un recipiente específico estéril y cerrado. Las muestras obtenidas tras una relación sexual o contenidas en un preservativo no son válidas porque no están correctamente esterilizadas.  Si el paciente está tomando antibióticos la muestra tampoco se considerará válida.

Para obtener la muestra de semen el paciente debe depositar dentro del recipiente toda la eyaculación. La recogida de la misma puede realizarse a domicilio, en un consultorio o en una clínica de reproducción asistida, y en todos los casos deberá ser entregada para su estudio como máximo una hora después del eyaculado.

Normalmente para confirmar los resultados del primer seminograma se realiza un segundo análisis con una muestra de semen obtenida 3-4 semanas después de la primera.

 

¿Qué parámetros mide un seminograma?

El análisis de esperma permite describir las características macroscópicas y microscópicas del semen.

Dentro de las características macroscópicas se analizarían  los siguientes parámetros:

  • Licuefacción.
  • El color normal de un eyaculado es blanquecino/grisáceo. Otras tonalidades pueden indicar infecciones.
  • Cantidad de esperma. Se mide en mililitros. Si es mayor del 7,2 puede se signo de patologías en las glándulas del aparato reproductor masculino.
  • Si la cantidad de esperma es elevada puede dificultar la movilidad de los espermatozoides.

Las características microscópicas, por su parte, hacen referencia a la cantidad, forma y comportamiento de los espermatozoides. Entre los parámetros a nivel macroscópico que mide un seminograma destacan:

  • Concentración: cantidad de espermatozoides por cada mililitro.
  • Motilidad: cantidad de espermatozoides que se mueven y se desplazan.
  • Viabilidad: porcentaje de espermatozoides vivos.
  • Morfología: cantidad de espermatozoides con forma y morfología normal.

SeminograProduct Licensema: cómo interpretar los resultados

La interpretación de los datos de un espermiograma están establecidos en el “Manual para el análisis de semen” de la Organización Mundial de la Salud (la última versión es de 2010). Este documento establece unos valores referenciales para considerar una muestra de semen como normal estableciéndose las siguientes cifras:

  • Volumen: como mínimo debe ser de 1.5 mililitros.
  • Concentración: como mínimo 15 millones espermatozoides por mililitro.
  • Motilidad: debe ser igual o mayor a un 32%
  • Viabilidad: debe ser igual o mayor a un 58%
  • Morfología: debe ser igual o mayor a un 4%

Si el seminograma determina que una muestra se encuentra dentro de estos valores el diagnóstico es Normozospermia, lo que es indicativo de buena calidad del semen y buena salud reproductiva general en el paciente.

Si por el contrario un eyaculado  presenta alteraciones en uno o varios de estos parámetros los diagnósticos pueden ser:

  • Ausencia total de espermatozoides en el semen.
  • Hipospermia. Volumen de eyaculado bajo (inferior a 1.5 mililitros).
  • Alto volumen de eyaculado (superior a 6 mililitros) lo que no quiere decir necesariamente que sea un semen de mayor calidad o con mayor número de espermatozoides.
  • Baja concentración de espermatozoides en el eyaculado (inferior a 15 millones por mililitro).
  • Mínima concentración de espermatozoides en al muestra (menos de 1 millón por mililitro).
  • Porcentaje de espermatozoides mótiles inferior al 32%.
  • Porcentaje de espermatozoides vivos inferior al 58%.
  • Porcentaje de espermatozoides con morfología normal inferior al 4%.

Con unos resultados negativos o alterados en un seminograma un varón tiene mayor probabilidad de ser infértil o tener problemas de fertilidad, mientras que uno con diagnóstico normal, aunque no es garantía de fertilidad, tiene potencialmente altas posibilidades de conseguir un embarazo con éxito.

Tips para quedarte embarazada

Recent Posts

Deja un comentario